CC

Licencia de Creative Commons
El deseo de las palabras by Miguel Cantos Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com

17 agosto 2009

El regreso de Zelaya, Honduras en la resistencia

El pueblo de Honduras continua en lucha por la restitución del presidente constitucional Manuel Zelaya, ahora mas que nunca, cuando se cumplen 50 días desde que los militares golpistas lo sacaron a la fuerza y de madrugada desde la residencia presidencial de Tegucigalpa para llevarlo a una base militar de EEUU y luego, al aeropuerto de San José de Costa Rica.

Han pasado varias semanas y los golpistas no han podido consolidar su dictadura porque tienen en contra el repudio de todos los pueblos del mundo, repudio en el cual el gobierno de EEUU solo ha reacionado mediante meras palabras al viento, sin que esto pueda influir y asuma hecho reales y concretos.

Ante todas estas situaciones el presidente Zelaya recorre todos los rincones de America Latina para ejercer una mayor presión internacional ante el gobierno defacto de Michelleti, y su pronta restitución; restitución que devolverá la calma y la democracia en Honduras. Manuel Zelaya tiene la misión de devolverle la paz a su pueblo, esto depende en cierta forma de la acción frontal y revolucionaria de los cientos de partidarios y seguidores que luchan dia tras día en las calles hondureñas en la resistencia a una dictadura sanguinaria que ya ha cobrado la vida de dos maestros que lucharon por la libertad y la democracia; además de cientos de estudiantes, dirigentes obreros y campesinos que han sido detenidos y perseguidos injustamente.

Es preciso que la comunidad internacional presione desde varias vias y varios frentes a los golpistas hondureños y devuelvan el poder a su pueblo.

Ante estas circunstacias el regreso de Zelaya al poder conlleva irrestrítamente el regreso a la calma y la paz, la restitución de todo el orden democratico y la pronta convocatoria a consulta popular para determinar la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, la cual se debía de haber realizado aquel domingo en que Honduras amaneció con un golpe de estado. Más de 400 mil hondureños apoyaron la instalación de la consulta popular, pero esta fue boicoteada por ciertos sectores políticos y sociales en Honduras que no estaban a favor del cambio.

Los gobiernos de los paises latinoamericano busca por todos los medios apretar las exigencia de restitución democratica en Honduras, La misión urgente de Zelaya está en vencer la cadena mediatica controlada por las oligarquías latinoamercianas que ocultan los hechos trastocando la verdad, estas sucias estrategias devirtuan la noticia y la ocultan; promoviendo el absurdo y supuesto favoritismo de la población por el golpe de estado y que quienes quieren que Zelaya vuelva son minúculos grupos no que influyen en nada.

Al paso de los días los detalles del secuestro y golpe de estado que sufrió Manuel Zelaya son mas evidentes, varios diarios destacan en sus columnas que Zelaya luego de ser secuestrado el 28 de junio por la cúpula militar hondureña fue trasladado a una base estadounidense en Honduras antes de ser transportado a San José en Costa Rica. El avión militar que los condujo desde Tegucigalpa a San José hizo escala en la base yaquee de Soto Cano supuestamente para abastecerse de cobustible. Hay que recordar que la base de Soto Cano conocida tambien como Palmerola en los años 80 fue construida por los Estados Unidos especificamente para desestabilizar y aniquilar la Revolución Sandinista en Nicaragua. Con esto se abre la discución en torno a la intervención de los Estados Unidos en el golpe del estado. Manuel Zelaya y su canciller Patricia Valle ya han señalado la probabilidad de que funcionarios norteamericanos estuvieron involucrados en el golpe de estado, probablemente a espaldas del presidente Barack Obama.

La negación norteamericana de intervención a Honduras no convence a nadie, mas aún, cuando en Colombia por debajo de la mesa quieren instalar nuevas bases militares. Acaso son buenos sus propósitos? O solo pretenden pasar desarpecidos en los problemas regionales...Creerles a estas alturas a las torpes respuestas del imperialismo, sería una falacia a nuestra memoria.

0 comentarios: