CC

Licencia de Creative Commons
El deseo de las palabras by Miguel Cantos Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com

GESTIÓN CULTURAL PROVINCIAL

Para relanzar la política cultural de la CCE establecemos tres elementos: la participación ciudadana y popular, el consumo cultural y la creación de cultura.

SOBERANÍA CULTURAL

Políticas institucionales que consoliden la identidad, las tradiciones culturales en igualdad y diversidad impulsando la despatriarcalización de la cultura.

ECONOMÍA CULTURAL–CULTURA PRODUCTIVA

Crear políticas de co-gestión institucional entre artistas, creadores y GAD´s para consolidar bases de una economía cultural provincial sustentable.

LA HISTORIA COMO MOTOR DE TRANSFORMACIÓN CULTURAL

Impulsar proyectos de investigación y publicación sobre la recuperación de la memoria histórica y cultural a través de la sección de Historia de la CCE.

30 diciembre 2009

72 horas de un CIRCO MEDIÁTICO

Probablemente luego de la suspención temporal del canal privado TELEAMAZONAS, el pasado 22 de diciembre, los antagonismos de criterios a favor y en contra de esta medida alteren intermitentemente la opinión pública; más aun, cuando los medios desde sus varias vertientes informativas pretenden causar un terror mediático sobre un poder político totalitario que violenta el derecho a la libertad de expresión.
El manejo de la noticia durante las 72 horas que duró la suspención, ha sido tomado desde diferentes contextos. Las opiniones y argumentos jurídicos de las dos parten mantienen el show de la controversia en los medios. Los espectadores se mantienen al margen o cuestionan la medida; muchas veces en contra del supuesto cierre, no faltó quien diga muy desinformadamente que era el cierre definitivo. Desde los hogares y lugares de trabajo la noticia corría.
En Quito, en las instalaciones del canal privado, los plantones no se hicieron esperar; y como competencia, las gargantas de quienes llegaron a apoyar al canal levantaron escaleras de epítetos contra el gobierno. En Guayaquil, las marchas y plantones de apoyo no tovieron el pretendido apoyo que desde la capital auguraban.
Es necesario continuar con el show, y los medios abrieron los micrófonos con el rugido del antagónico alcalde porteño; había que politizar aún más la información. Qué mejor que Nebot para atacar a boca partida las acciones del gobierno y aprovechar creando una distracción a los guayaquileños de los abusos que está cometiendo la policía metropolitana (robaburros) contra los trabajadores informales en el sector de la Bahía. En la asamblea el MPD, PSC-MG, PSP, entre otros, se rasgaban las vestiduras al grito de libertad de expresión, con carteles en mano y amenazas de paralización la oposición no terminaba invertar causas del supuesto "cierre del canal".
El circo continua, la desinformación avanza descomunalmente entre los callejones del país. Creo que en cierta forma esta desinformación es tambien culpa nuestra, la despreocupación política y social que vivimos es abrumadora. El desconocimiento nos envuelve y nos asfixia con esta "credibilidad" de los medios, que como soga al cuello nos corta la respiración matándonos en la conciencia, quedando solo simples muñecos guiados por las infelices cuerdas del sistema dominante.



Argumentos de la Superintendente de Telecomunicaciones por la suspención de la señal de TELEAMAZONAS por 72 horas. (ver video)

11 diciembre 2009

Hipocresía mediática

Entre tanta lujuria verbal, el debate sobre el proyecto de ley de Comunicación sigue latente entre cuestionamientos y propuestas desde diversos sectores (en especial las empresas periodísticas o de información). Tanta lujuria nos provoca que hasta los medios de comunicación escritos, casi todos, se pusieron de acuerdo y decidieron publicar el 10 de diciembre en sus portadas y páginas a grandes titulares con ocasión al aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos todos los artículos de dicha declaración, en especial y a grandes líneas los artículos 17, 18, y 19 que hablar sobre el derecho a la libertad de propiedad, de pensamiento, de conciencia, de religión, de libertad de opinión y de expresión.

No es de asombro, por supuesto, que ante tanto cuestionamiento que sufren los medios por parte de los ciudadanos, estos también tomen posturas y desde sus maquinarias ideológicas intenten provocar un fuerte pánico a la ciudadanía e intentando demostrar que son victimas mortales de una supuesta dictadura gobiernista que pretenden callarlos ante su "valiente heroísmo" de informar al país todo que sucede y está por suceder.

Desde las esferas del poder mediático quieren crear un miedo colectivo con el proyecto de ley de Comunicación, se oponen a todo y en especial a la profesionalización de los comunicadores. Y es que la razón de tanta sazón y comezón de los medios está en que el proyecto de ley acentúa que quienes dirijan los medios deberán ser Comunicadores Sociales o Periodistas titulados. Pero en realidad son pocos los profesionales en la comunicación ejercen estos cargos, hay de todo en las direcciones de los grandes y pequeños medios escritos, televisivos y radiales. Por las direcciones editoriales se asoman arquitectos, economistas, doctores, ingenieros, profesores y hasta bachilleres. Y no todos los redactores, entrevistadores, fotógrafos, locutores, editores, etc; han pasado por una facultad de comunicación. Según diario El Telégrafo, en la ciudad de Guayaquil solo en las facultades de Comunicación de las universidades Estatal, Laica y Católica, egresa anualmente un promedio de 450 periodistas profesionales. Ante esta situación, existen realmente plazas laborales en los medios de comunicación? Los medios están al tanto de estos y tiene medidas justas y democráticas que permitan el ingreso laboral de profesionales de la comunicación? Son dudas y preguntas en las que aún no recibo respuesta, más aún, cuando las plazas laborales en las empresas de información y comulación están copadas por personas vinculadas académicamente en otras áreas.

Los medios nos hablan del respecto a los derechos humanos, pero callan ante tanta explotación laboral y las condiciones de precariedad en que trabajan los comunicadores. En sabido, que en varias radios y revistas de este país los periodistas ganan un suelo en base a cuantas publicidades puedan conseguir, es decir, tienen doble función laboral: trabajan como periodistas pero también como agentes publicitarios. Y su sueldo y permanencia laboral solo depende a cuanta publicidad logren conseguir, o sino, con la simpleza del empleador, se van…eso es todo.

La indignación es fulminante…prefiero tomar un descanso, calmarme y luego continuar escribiendo. Continuaremos después.