Acostado en mis letras

El cansancio desacopla el ánimo de realizar ciertas actividades, como el mismo hecho de escribir, uno puede pasar horas sentado frente al computador o a la hoja en blanco, pero cuando, esa inspiración esta cegada por el sueño, es casi imposible concretar y organizar las palabras. Es posible que hasta ya se tenga el tema planteado, pero la descripción se retarda, te abandona, se vuelve invisible; y te das cuenta, pero tu mente no reacciona a ningún tipo de peculiaridad.
Piensas de nuevo, lo intentas por segunda ocasión, te fijas detenidamente en el primer objeto que vez, tus ojos se dirigen al computador, observa el primer tema que está disponible, lo lees, crees que este podría ser el argumento para tu comentario, cambias de página,  regresas a la hoja en blanco...pasan los segundo y te miras....Haz descrito las dificultades pero ya no puedes escribir...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bolívar Moyano: Entre la pedagogía y la voracidad lectora

El abandono histórico de la Plaza del Centenario