Madrugada


Madrugada

El tiempo nos alcanza
escindido por las cordilleras separadas
por cuerpos abrigados de frío
sabiendo que aun estás
a pesar que te oculto
Así te vine a ver,
en la ternura de tus ojos
envueltos en la claridad
de la madrugada
lejos del sol, de la tormenta
que ha sido tocado por tus manos
con la certeza de darte un beso
reclamado por siglos de vigilia
Es así como te escribo esperando
sentado con los nervios golpeando
los poros de mi piel
te invento con tu respiro
ante el caminar de tu laberinto
que deje de divisar tus largos pasos
Escribo estos poemas
en la memoria de las cartas
que no terminaron de empezar......

12:19 AM
23/01/2013

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

Entradas populares de este blog

Bolívar Moyano: Entre la pedagogía y la voracidad lectora

El abandono histórico de la Plaza del Centenario