CC

Licencia de Creative Commons
El deseo de las palabras by Miguel Cantos Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com

GESTIÓN CULTURAL PROVINCIAL

Para relanzar la política cultural de la CCE establecemos tres elementos: la participación ciudadana y popular, el consumo cultural y la creación de cultura.

SOBERANÍA CULTURAL

Políticas institucionales que consoliden la identidad, las tradiciones culturales en igualdad y diversidad impulsando la despatriarcalización de la cultura.

ECONOMÍA CULTURAL–CULTURA PRODUCTIVA

Crear políticas de co-gestión institucional entre artistas, creadores y GAD´s para consolidar bases de una economía cultural provincial sustentable.

LA HISTORIA COMO MOTOR DE TRANSFORMACIÓN CULTURAL

Impulsar proyectos de investigación y publicación sobre la recuperación de la memoria histórica y cultural a través de la sección de Historia de la CCE.

04 julio 2017

LA DEMOCRATIZACIÓN DE LA CASA DE LA CULTURA O EL DEBATE NACIONAL PERTINENTE

La creación de la Casa de la Cultura Ecuatoriana en 1944, fue el producto histórico de las intensas luchas sociales y políticas a mediados del siglo XX en nuestro país y del cúmulo de fuerzas de los diversos sectores intelectuales, de artistas y de políticos de izquierda; fue el impulso a la consolidación de un verdadero proyecto cultural y un referente en todo el continente latinoamericano, estimulando a los diversos sectores culturales populares que hasta ese momento habían sido invisibilizados y que con la CCE sentaría las bases de nuestra cultural nacional.
Hoy 73 años después de la más grande creación de Benjamín Carrión se abre la posibilidad de recuperar aquellos ideales con los que realmente fue fundada la CCE dentro de acontecer histórico, de la significación en la trascendencia de nuestra identidad y de los actuales procesos de construcción de políticas culturales que vayan al tono del proceso progresista que vive el Ecuador y el continente. Estamos a las pertas de las próximas elecciones para renovar los directorios provinciales de la CCE, de acuerdo a la actual Ley de Culturas, y dentro de ella el RUAC, como herramienta que amplía la participación de artistas y creadores dentro de la construcción de políticas culturales que afiancen las manifestaciones culturales al interior de nuestro pueblo y de las y los jóvenes urbanos y rurales.
Estamos en la posibilidad de devolver el sentido histórico de su accionar, de su imaginario y emprender un gran diálogo entre los artistas y la población para llegar con la cultura a todos los rincones de las provincias, de las juntas parroquiales, de las comunas y los recintos tan deslegitimados y olvidados desde las esferas de la institucionalidad cultural durante décadas, y sometidas a las imposiciones culturales urbanas, desde las grandes capitales; invisibilizando a aquellos sectores culturales que han mantenido plena vigencia nuestra identidad y nuestras tradiciones, así como a aquellos sectores populares donde la creación cultural contiene una intensa creatividad acumulada por la tradición y nuestra memoria histórica y social, como trabajadores de la cultura a tiempo completo.
Hoy se nos presenta aquel reto de sumar fuerzas entre los creadores de nuestra cultura, para afianzar nuestra Casa, que no es nuestra por el sentido de ser aceptado como miembro, sino por el sentido de pertenencia colectiva y de espíritu rebelde con que fue creada, y que por décadas han avivado en esencia de nuestra potencialidad multicultural, y el ímpetu de una lucha que no es de pocos, es de todos, desde nuestra esencia popular por la democratización de la cultura.