CC

Licencia de Creative Commons
El deseo de las palabras by Miguel Cantos Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com

22 mayo 2012

CONSIDERACIONES AL PROYECTO DE LEY DE JUVENTUDES


Miguel Cantos Díaz

El debate en torno al proyecto de “Ley Orgánica Interculturalpara el Buen Vivir de las Juventudes”, borrador que contó con el apoyo de 13asambleístas de la Comisión deDerechos Colectivos, plantea como objetivo “regular,garantizar, desarrollar y protegerintegralmente y promovermecanismos para efectivizar elderecho de las juventudes, enlos ámbitos sociales, económicos,ambientales, culturales yrecreativos”.

En un país como Ecuador, donde el 27% de la población total se encuentra entre los 15 y 29 años, es preciso plantear el debate sobre el papel de los y las jóvenes en la sociedad actual, su participación social, cultural, económica y política. La crisis del sistema capitalista, sus aparatos de manipulación, y sus políticas de precarización laboral han violentado los derechos fundamentales de los jóvenes, instituyendo la persecución y represión al movimiento juvenil, como freno a sus movilizaciones y luchas popularesantiimperialistas.

Durante años Latinoamérica no ha sido ajena a todo el descalabro político y económico a nivel mundial, la generación de despidos masivos en las industrias y empresas, la tercerización laboral y la apropiación de recursos naturales y productivos han acentuado la precarización de las condicionesde trabajo y el menoscabo de los derechos esenciales de los jóvenes.

La actual Ley de la Juventud, aprobada por el ex Congreso Nacional en el 2001, carece de efectivas garantizas para la plena incorporación de la juventud a la toma de decisiones en la vida pública, política, social y laboral del país. Una ley subjetiva, llena de equívocos que solo muestra la decadencia política y social de aquellas épocas, quedó tristemente impresa en el papel, el Estado durante años ha vulnerado nuestros derechos, dejando a un lado el papel protagónico de la juventud en el desarrollo científico, académico y productivo.

Las circunstancias actuales, permiten ir fortaleciendo los espacios de debate y movilización juvenil desde varios ámbitos, la Juventud Comunista está obligada a asumir su papel en la radicalización del proceso político actual, luchar desde una posición de clase, junto con los jóvenes trabajadores, campesinos, estudiantes, artistas y todos los sectores juveniles para crear una nueva sociedad.

El actual proyecto de ley, reivindicael papel de la juventud en algunos ámbitos, como “determinar a l@s jóvenes como actores del desarrollo y como una parte esencial para la presentación de propuestas y de la toma de decisiones políticas públicas, que permitan la construcción del buen vivir”, pero creemos que es necesario plantar otros elementos de análisis de los que debe de constituir una verdadera ley de la juventud, de carácter revolucionario. Uno de los principales problemas es que el debate del proyecto de ley ha sido construido desde las organizaciones juveniles creadas y financiadas por fundaciones y ong`s, sin que las organizaciones estudiantiles, campesinas, sindicales y populares hayan sido tomadas en cuenta para su discusión.

Entre los puntos que ponemos a debate sobre que debería de contener la Ley Orgánica Intercultural para el Buen Vivir de las Juventudes, está:

1.       La eliminación del periodo de prueba laboral en la empresa privada, exigiendo estabilidad laboral y remuneración no menor, al valor de la canasta básica.

2.       Supresión de la exigencia de experiencia laboral previa para la contratación, reivindicando el derecho de la juventud a un trabajo digno, capacitación permanente y sin tratos discriminatorios.

3.       Garantías de estudios de cualquier nivel para los y las jóvenes en relación de trabajo público y privado, sin recortes de sueldo o violación a su estabilidad laboral.

4.       Derecho a la salud integral y la Seguridad Social para las y los jóvenes, afiliación voluntaria al IEES desde los 16 años.

5.       Derecho a la cultura y del espacio público. El libre derecho a organizarse y participar en actividades artísticas, culturales en todas sus manifestaciones a nivel nacional, provincia o cantonal.

6.       Promover la creación de espacios físicos de encuentros colectivos. La utilización de los espacios públicos como escenarios de expresión cultural sin ningún tipo de discriminación o prohibición.

7.       Fortalecer la identidad nacional y a la integración latinoamericana

8.       Participación constante de los y las jóvenes en la programación de medios de comunicación públicos y privados.

9.       Promover la conformación y funcionamiento libre de organizaciones juveniles, en los centros de educación secundaria, universitaria.

10.   Mayor participación política y representativa, en todo tipo de organizaciones, sean estas: políticas, sociales, culturales, sindicales, campesinas, educativas o deportivas. Y,

11.   Establecer la participación directa, individual o colectiva de los jóvenes y las jóvenes en el seguimiento, control y evaluación de políticas públicas estatales, municipales o parroquiales, en favor del desarrollo social del país.

Es imprescindible la unidad de todas las fuerzas juveniles en la profundización del proceso político actual, hay que avanzar en la construcción de un amplio movimiento juvenil de carácter antiimperialista y revolucionario que luche no solo por las reivindicaciones juveniles sino por el bienestar y el progreso de todo el país, junto a la clase obrera y los campesinos. Tenemos que impulsar ungran debate nacional en torno al proyecto de ley de Juventudes, desde todos los sectores, elevando el nivel de movilización y conciencia para la radicalización del proceso y la construcción del socialismo ennuestro país.

0 comentarios: