CC

Licencia de Creative Commons
El deseo de las palabras by Miguel Cantos Díaz is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-CompartirIgual 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com.
Puede hallar permisos más allá de los concedidos con esta licencia en www.miguelcantosdiaz.blogspot.com

11 diciembre 2009

Hipocresía mediática

Entre tanta lujuria verbal, el debate sobre el proyecto de ley de Comunicación sigue latente entre cuestionamientos y propuestas desde diversos sectores (en especial las empresas periodísticas o de información). Tanta lujuria nos provoca que hasta los medios de comunicación escritos, casi todos, se pusieron de acuerdo y decidieron publicar el 10 de diciembre en sus portadas y páginas a grandes titulares con ocasión al aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos todos los artículos de dicha declaración, en especial y a grandes líneas los artículos 17, 18, y 19 que hablar sobre el derecho a la libertad de propiedad, de pensamiento, de conciencia, de religión, de libertad de opinión y de expresión.

No es de asombro, por supuesto, que ante tanto cuestionamiento que sufren los medios por parte de los ciudadanos, estos también tomen posturas y desde sus maquinarias ideológicas intenten provocar un fuerte pánico a la ciudadanía e intentando demostrar que son victimas mortales de una supuesta dictadura gobiernista que pretenden callarlos ante su "valiente heroísmo" de informar al país todo que sucede y está por suceder.

Desde las esferas del poder mediático quieren crear un miedo colectivo con el proyecto de ley de Comunicación, se oponen a todo y en especial a la profesionalización de los comunicadores. Y es que la razón de tanta sazón y comezón de los medios está en que el proyecto de ley acentúa que quienes dirijan los medios deberán ser Comunicadores Sociales o Periodistas titulados. Pero en realidad son pocos los profesionales en la comunicación ejercen estos cargos, hay de todo en las direcciones de los grandes y pequeños medios escritos, televisivos y radiales. Por las direcciones editoriales se asoman arquitectos, economistas, doctores, ingenieros, profesores y hasta bachilleres. Y no todos los redactores, entrevistadores, fotógrafos, locutores, editores, etc; han pasado por una facultad de comunicación. Según diario El Telégrafo, en la ciudad de Guayaquil solo en las facultades de Comunicación de las universidades Estatal, Laica y Católica, egresa anualmente un promedio de 450 periodistas profesionales. Ante esta situación, existen realmente plazas laborales en los medios de comunicación? Los medios están al tanto de estos y tiene medidas justas y democráticas que permitan el ingreso laboral de profesionales de la comunicación? Son dudas y preguntas en las que aún no recibo respuesta, más aún, cuando las plazas laborales en las empresas de información y comulación están copadas por personas vinculadas académicamente en otras áreas.

Los medios nos hablan del respecto a los derechos humanos, pero callan ante tanta explotación laboral y las condiciones de precariedad en que trabajan los comunicadores. En sabido, que en varias radios y revistas de este país los periodistas ganan un suelo en base a cuantas publicidades puedan conseguir, es decir, tienen doble función laboral: trabajan como periodistas pero también como agentes publicitarios. Y su sueldo y permanencia laboral solo depende a cuanta publicidad logren conseguir, o sino, con la simpleza del empleador, se van…eso es todo.

La indignación es fulminante…prefiero tomar un descanso, calmarme y luego continuar escribiendo. Continuaremos después.

0 comentarios: